2019 en unas cuantas palabras

Cuando me encuentro a punto de embarcarme una vez más en la aventura de mi vida, los recuerdos y momentos de este 2019 que ha pasado inundan mi cabeza consiguiendo erizar mis vellos y sacar a la luz todos esos sentimientos acumulados, que no han sido pocos.

Sentimientos encontrados y muy diversos, ya que el año no empezaría precisamente como era de esperar. Una lesión ya crónica del tobillo y una bacteria intestinal pondrían punto y aparte a mi viaje tras 15 meses de pedaleo por tierras asiáticas. Un varapalo en toda regla ante las aspiraciones de continuar mi viaje con Carmela hasta Ardales, sobre todo en el plano mental.

Charla en el IES Camilo José Cela (Campillos)

5 meses en casa rodeado de familiares y amigxs que me apoyaron ante la dificultad del momento y la frustración por no poder moverme con normalidad. Meses que además me sirvieron para seguir aprendiendo y mostrar mi estilo de vida a las personas que acudieron curiosas a alguna de las 20 charlas que tuve la suerte de dar en el territorio andaluz.

Por fin, en Junio estaría sano y preparado para volver a las andadas, volver a sentir cada pedalada en mis piernas mientras recorría las arduas montañas de Kirguistán, las calurosas llanuras uzbekas y el desierto de Turkmenistán antes de llegar a uno de esos sitios que te cambian la vida, Irán, dónde pasaría 70 preciosos días envuelto por la hospitalidad de sus gentes. Y del calor humano en tierras persas al frío invernal del Cáucaso al cruzar Armenia hasta llegar a Tbilisi, capital de Georgia y ciudad donde dejaría mi viaje en ‘standby’ aquel ya lejano 8 de diciembre para disfrutar del cariño de mi gente y mi Málaga durante poco más de un mes.

Pero eso ya forma parte del pasado, toca mirar hacia delante y afrontar esta última parte del viaje de camino a casa. Nuevos retos, nuevos países y gente por conocer, lugares por descubrir y momentos mágicos por vivir. ¡Qué ganas! Georgia, Turquía y la llegada a Europa que parece estar cada vez más cerca.

Señalización de Turquía y Europa
en el norte de Irán

Lamentablemente, a pesar de estar en mis planes y tras mucho reflexionar, no podré volver a Irán y visitar Iraq en estos próximos meses por la inestabilidad que se vive en ambos países.  Mucho ánimo a todxs mis amigxs que desde el anonimato y bajo el exhaustivo control policial seguirán luchando contra el régimen.

Así, esperemos que las lesiones y problemas mecánicos nos respeten tanto a mí como a Carmela en este 2020, año en el que si todo va bien llegaré a mi destino final, a casa.

Por un año cargado de aprendizaje y mucho VIVIAJE.

Nochevieja 2019

‘Si algo he aprendido a lo largo de estos años, y sobre todo desde que vivo viajando, es a valorar lo afortunados que somos por haber nacido en Andalucía, en un país del mal llamado primer mundo, ya que otrxs no corrieron la misma suerte.

Pese a que sus vidas presentan grandes desigualdades, su actitud ante ésta hace que para mí ellxs sean el verdadero primer mundo. Ese que no se mide por las riquezas económicas sino por la calidad humana de las personas.

Cómo siempre digo. Tanto que aprender.’

Deja un comentario

No publicaremos tu email en tu comentario.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

es Español
X