Campings con encanto

En ocasiones no somos nosotros los que elegimos el sitio para acampar, sino que son ellos los que nos acogen y nos dan la bienvenida para hacer de ellos nuestros hogares durante una noche, siendo tan perfectos que parecen irreales.

Así fue como me sentí aquel día cuando tras desviarnos de la carretera principal que unía Akhmeta y Tianeti y subir a empujones aquel angosto camino de repente, se abrió ante mí aquella fascinante antigua ciudad fortificada con una minúscula iglesia de azulejos color turquesa en el centro, iluminada por los rayos del sol desde que amanece hasta que éste se pierde detrás de las montañas a última hora del día.

Paz y tranquilidad absoluta acompañada por una luna llena que le daba color al silencio de la noche, interrumpido tan solo por las nubes de mosquitos con su zumbido característico al batir sus alas.

Eso sí, debemos recordar que siempre hay que dejar el lugar igual o mejor que estaba cuando llegamos a él. Cuidemos y respetemos el medio ambiente para seguir disfrutando de lugares inigualables.

Lugar increíble y tranquilo para acampar

Deja un comentario

No publicaremos tu email en tu comentario.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

es Español
X