Armenia, fría y caucásica

No puedo dormir…


Curioso ¿no? Hoy que tengo un techo donde cobijarme mi cabeza parece haberse puesto en funcionamiento, llevando más de dos horas tratando de quedarme dormido aunque sin éxito alguno.

Ando sumido en pensamientos diversos, vagando entre momentos, mapas, países, kms y la vuelta a Ardales que tan lejos parece estar, como si hoy tuviese que esclarecer todas estas preguntas de un futuro que apenas puedo vislumbrar, por más que lo intente a base de cuentas y matemáticas.

Creo que ya es hora de caer en las garras del sueño y que él mismo se encargue del resto, llevándome por caminos insospechados y haciendo volar mi imaginación sin importar el factor temporal que a veces tanto nos preocupa.

¡A soñar se ha dicho!


PD: Al día siguiente nos levantaríamos con un gran precioso manto blanco de nieve fuera de la cabaña de Sergey.

Carmela a la mañana siguiente

Deja un comentario

No publicaremos tu email en tu comentario.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

es Español
X