Uzbekistán – 8 Julio 2019

“Ocho meses… ese es el tiempo que llevo esperando a este momento, con ansias, como si del reencuentro con un amor de verano se tratase.

7 de noviembre volaba hacia India despidiéndome de ella sin tener ni la más remota idea de que sería para un periodo tan largo.

7 de julio me dirijo en un tren desde Tashkent a Bukhara para verla. Cómo son las cosas, exactamente en el mismo día.

Nervios, que recorren mi cuerpo desde los pies hasta mi cabeza al pensar en ella, al pensar en cómo habrá pasado este tiempo que hemos estado separados y si le habrá afectado en su ‘cuerpo’ la soledad y el desamparo del invierno uzbeko.

Ahora sí, ese momento ha llegado. Me bajo del tren.

Qué poco queda para verte Carmela.»

Padres de Rakhima

Pero no podría terminar sin resaltar este gran halago al despedirme de mi anfitriona – amiga Rakhima Norova y toda su familia. Me hizo el gran favor de cuidar de Carmela durante el tiempo que tuve que volver a España por lesión.

‘Tú ya no eres un cicloturista más para nosotros, sino un nuevo miembro de la familia’.

Rakhima norova

Y así lo sentía yo. Pero allí y en aquel momento, se quedaría plasmado en mi recuerdo tan bonita conexión.

Mis niños uzbekos

Deja un comentario

No publicaremos tu email en tu comentario.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

es Español
X